¿Cómo invertir en inmobiliaria?

El rubro de las construcción en Chile es, quizá, el único que nunca decae o muy poco, por lo que cual invertir en éste siempre resulta satisfactorio. Sabemos, sin embargo, que dicha inversión resulta dificultosa, si es que no imposible, para muchas personas debido a los requerimientos, como el pie del 20% o estar sujeto a un crédito hipotecario. En este artículo te ponemos en conocimiento de una alternativa que cada día está más de moda.

Inversión colectiva

A grandes rasgos, algunas constructoras buscan inversionistas para sus proyectos, con lo cual crean una sociedad integrada por accionistas. Luego de construirlos y de tener las viviendas listas para ser habitadas, éstas se venden. De esta forma los inversionistas pueden recuperar lo invertido.

Para participar de una inversión colectiva no se requiere ni capacidad crediticia, ni profesión, únicamente que cuentes con $500.000, que es el mínimo inicial para comenzar a invertir en este negocio. Además la venta no es la única forma de ganar dinero con estas inversiones, pues las inmobiliarias buscan capital para, no sólo construir, si no, además, para refaccionar y comprar para alquilar, por lo cual tendrías ingresos sostenidos en el tiempo, claro, dependiendo de la cantidad de dinero que aportes a dicha construcción.

Beneficios

Uno de los mayores beneficios que tienen los inversionistas de estos proyectos, es la capacidad de hacer un seguimiento real al proyecto desde los periodos iniciales de la construcción, mediante la plataforma de la constructora o con encuentros presenciales. Además la inversión en bienes tangibles, siempre será mejor pues se tiene un control mayor sobre el bien, sobre su estado y capacidad de rentabilidad. Por último, el beneficio que le interesa a la mayor parte de los inversionistas es que, sumado al reintegro de la inversión, estos recibirán el 1% sobre el precio de compra, suma que va desde $350.000 hacia arriba, dependiendo del precio de la vivienda.

Por otro lado, si un inversionista desea ser socio, éste puede poner en venta sus acciones, con lo cual la inmobiliaria o constructora asistirá a dicha venta, sea ésta a terceros o a otro socio.

Finalmente

Este patrón de negocios vio la luz en el mundo en el año 2012, pero en Chile sólo lleva un par de años y su crecimiento es incipiente. Por ello mismo, las oportunidades están al alcance de la mano pues no muchos saben de esta oportunidad y, creemos, que aflorarán muchas con el paso de los meses.