Comprando oro y plata en Chile

El oro y la plata, que en Chile se transan como monedas emitidas por el banco central, son un instrumento de inversión igual de importantes que las acciones o los fondos o los depósitos a plazo. Eso sí, éstas tienen la ventaja de ser instrumentos de inversión duros, cuya rigidez se demuestra en las etapas de poco crecimiento económico o decrecimiento pues se mantienen con un valor constante la mayor parte del tiempo.

En este post te diremos cómo funciona, a grandes rasgos, la compra de las divisas de oro en nuestro país. Aspectos básicos En Chile, la casa de monedas emite las divisas, de toda naturaleza, que se transan en el mercado. En nuestro país se pueden cotizar monedas de metales preciados, como el oro y la plata, en la bolsa, monedas nuevas y defectuosas, onzas y copeles.

Si deseas adquirir una de estas monedas debes recurrir a una corredora inscrita.
Gracias a las relaciones que Chile ha forjado con los Estados Unidos, Canadá y otras naciones, puedes efectuar inversiones en esta clase de metales de demanda elevada y libre de impuestos.

En Chile no existen montos mínimos o cantidad mínima para efectuar transacciones con estos instrumentos de inversión.

Algunas precauciones al comprar oro

El precio de estas divisas depende, en gran medida, del estado físico de la misma, es decir, si tiene rayones, o los bordes accidentados, o cualquier clase de marca que cambie su imagen, etc. Por ello mismo, se agradece una cuidadosa manipulación de estos instrumentos. Lo fundamental es disminuir lo más posible el manejo inadecuado de estas monedas, aunque las tengas en tu poder y debas moverlas de sitio o exhibirlas en repetidas ocasiones.

Además debes tener en cuenta que estos instrumentos bursátiles en Chile tienen en su composición una cantidad relativamente baja de oro. Esta situación las vuelve instrumentos de transacción y de inversión no reconocidos de ningún modo en muchos países del orbe. De todas formas, la inversión mediante estos activos siempre es figura pues el valor del oro, de estas monedas, no varía casi nada con el tiempo y siempre se mantiene en una posición privilegiada con respecto a otros instrumentos de inversión más volátiles y sujetos a factores exógenos.

No dudes de hacerte de algunas si tienes el capital suficiente y un lugar donde poder guardarlas para, en un futuro, venderlas o invertirlas en otros instrumentos o valores.