¿Dónde invertir dinero con alza de tasas?

Las inversiones globales de renta variable hasta hace no mucho tiempo eran las predilectas de diferentes grupos económicos, sobre todo por el crecimiento de mercados emergentes en países en desarrollo. Incluso, hasta las carteras más conservadoras incluían un porcentaje en sus destinos de capital para esta clase de instrumentos.

Sin embargo, este dinámica, que es beneficiosa para la rentabilidad de las inversiones, presupone una inflación generalizada, lo que representa un escenario inesperado sobre todo para el Banco Central Europeo y el FED (Federal Reserve System) de los Estados Unidos, los que, en respuesta, elevan la tasa de interés, lo que, finalmente, repercute en la estabilidad de los valores en el mercado.

Aun así, y bajo este contexto, como una opción más que atractiva se presenta este instrumento de renta pues la recuperación de la economía y de las ganancias de los grupos económicos sigue un patrón de ascenso. Por el contrario, los inversionistas conservadores ven en este vaivén económico la causa de que las acciones decaigan o de que la rentabilidad de las inversiones de renta variable no sean las mejores. Ante tal escenario, y observando detenidamente las expectativas económicas, es natural de que nuevos focos de inversión aparezcan en el horizonte, sobre todo para esos inversionista tradicionales que trabajan su capital en instrumentos clásicos de inversión.

Las alternativas que ahora se presentan, tales como acciones de rentas inmobiliarias, o inversiones en la deuda de los consumidores, surgen como una alternativa con retorno estable, las que deben, por otro lado, presentar un flujo de capital importante. En este contexto, se dictó en Chile la posibilidad de que los fondos para pensionados de nuestro país inviertan en estas alternativas. Este nuevo foco de inversión, y el crecimiento de la industria que transa estos activos, dejan en evidencia que por fuera de Europa o Estados Unidos, existe un mercado creciente en Latinoamérica que presenta una alternativa más que atractiva para invertir.

El crecimiento de los intercambios, el que se refleja en el aumento del precio de combustibles, materias primas y alimentos, vaticina una creciente demanda, la que significa, con el tiempo, un aumento la deuda privada y la posibilidad al crédito. Todo este dinamismo viene a develar la movilidad del mercado, la que es excelente para la especulación en el valor de los instrumentos de inversión. Pero ante tanta volatibilidad, los instrumentos de renta variable extranjeros se presentan como una buena alternativa ante las incertidumbres de un mercado interno que oscila ante el alza de las tasas de interés extranjeras, el conservadurismo de la mayoría de las carteras, y la respuesta de un Estado que muchas veces reacciona de forma negativa ante el vaivén del mercado global.