Dónde invertir tu capital

Si tienes un capital guardado o excedentes y deseas verlos crecer exponencialmente, entonces debes invertir en cualquiera de las siguientes 9 alternativas que a continuación te nombramos.

Depósitos o créditos a plazo fijo

Generar una inversión en un crédito a plazo significa que debes colocar capital en un fondo personal manejado por un intermediario financiero durante una cierta cantidad de tiempo y obtener dividendos mediante los intereses. Una ventaja de este tipo de instrumento es que la ganancia está asegurada (puede variar según la rentabilidad del periodo), además de que no existe un mínimo de capital para que puedas invertir.

Fondos de inversión

Los fondos de inversión son, valga la redundancia, inversiones que detentan personas jurídicas y/o naturales que se reúnen, administran e invierten en diferentes portafolios de instrumentos de inversión. En estos se deben comprar cuotas de participación, las que pueden venderse en un futuro para obtener ganancias. Entre las ventajas, la más relevante es el poco capital inicial necesario y la alta liquidez de su rentabilidad.

Acciones

Las acciones son activos que se transan en La Bolsa de Valores y que las empresas emiten para financiarse, cuyas ganancias (si es que existe que la acción eleva su valor) corresponden a los accionistas, si es que dicha empresa decide repartirlas.
Su mayor ventaja es su alta rentabilidad, en el caso de darse.

Propiedades

Invertir en propiedades es siempre una opción segura debido a la plusvalía de los inmuebles y la materialidad física del mismo. Entre estos se cuentan viviendas, locales, oficinas, bodegas, estacionamientos, etc. La idea es hacerte de estos bienes para obtener ganancia mediante el arriendo de los mismos, o venderlos en un mediano y largo plazo.

Oro

Efectuar inversiones en oro es una apuesta segura debido a la rigidez de su valor en los mercados internacionales. Esta inversión requiere poco conocimiento técnico, por lo que es adecuada para inversionistas que no saben mucho del tema. Asimismo, el oro presenta una gran liquidez.

Bonos

Son títulos de deuda que diferentes entidades financieras emiten para financiarse y cuyos dividendos son repartidos periódicamente a las inversionistas. Su rentabilidad es mayor en comparación a cualquier otro instrumento de renta invariable. Además, previo a efectuar la inversión, ya se conoce la rentabilidad, que será igual en todo el periodo.

Divisas

Siguiendo el mismo patrón, puedes comprar dólares, euros, libras esterlinas, etc., para luego venderlas en los periodos de alza de los valores. Su única desventaja es que pueden ir a la baja, por lo cual deberás esperar hasta que su valor sea mayor al precio inicial.

Arte, objetos y antigüedades Invertir en arte o antigüedades es similar a invertir en oro, se obtiene un bien que se espera incremente su valor con el paso de los años, para luego venderlos y obtener dividendos. Esta inversión puede generar una gran rentabilidad pero hay que tener cierto entendimiento sobre qué objetos comprar; una visión de futuro.

Negocios

Puedes crear un negocio, comprar uno o invertir en uno ya existente para obtener las ganancias referidas al mismo, o, por su contraparte, vender tu porcentaje correspondiente. En el caso de crear o comprar uno, tienes total manejo de la inversión. Su rentabilidad puede ser altísima, pero debes saber en qué invertir y poner mucho énfasis en que todo siga un curso de desarrollo.