¿En qué productos invertir para ganar dinero?

Si estás leyendo este post es porque te interesa el mundo de las inversiones. Y ahora te estarás preguntando, ¿cómo se gana dinero con acciones? Pues existen diversos dos mecanismos. A continuación pasamos a detallarte cada uno de ellos.

1. Mediante dividendos

Tú, como inversionista, eres dueño de una parte de una empresa, título que se expresa gracias a las acciones que has adquirido y que están a tu nombre y que representan un porcentaje sobre el capital íntegro de dicha empresa. Como propietario de una parte, tienes derecho a recibir ganancias por las operaciones de la compañía en cuestión, eso sí, al final de un periodo de ejecución. Estas ganancias son llamadas dividendos, te pertenecen y son proporcionales al número de activos que poseas.

2. Mediante especulación

Este método quizá sea el más conocido, que es el típico compra acciones cuando el valor de éstas se encuentre a la baja, y véndelas cuando se encuentra al alza. Esta diferencias será tu ganancia neta, claro, menos la impuestos asociados y la comisión de la corredora de Bolsa correspondiente. Este ejercicio se llama especulación, pues se especula que un cierto activo debe ostentar un precio más elevado en un futuro posible que, dicho de paso, no es seguro del todo.

Por ello mismo, el riesgo asociado a ciertos valores repercute directamente en su rentabilidad pues si no espera que el valor de estos suba demasiado (o sea, de riesgo alto), pero de todas formas sube, se obtendrá una alta rentabilidad asociada. Por ello mismo, especulando con un alto riesgo genera los mayores beneficios cuando se trata de acciones.

Últimas consideraciones

A pesar de que ambas alternativas para obtener ganancias difieren en su naturaleza, pueden ser ejecutadas en paralelo, no son mutuamente excluyentes.

Por ejemplo, puede mantener acciones por un periodo de tiempo determinado a pesar de que el precio de las mismas ha subido pues sabes que dicha alza repercutirá directamente sobre las ganancias de la empresa, haciendo que los dividendos que recibas sean más altos de lo esperado. Aun así, ante tal escenario, puedes vender parte de las acciones que ostentas y quedarte con varias, para que de igual forma, la empresa reparta los dividendos contigo. De esta forma, ganarás por dos vías diferentes. Luego, el dinero obtenido puedes volver a invertirlo en otras carteras o comprando acciones del mismo rubro pero de otra compañía.