La verdad sobre inversiones a largo plazo

Hoy por hoy, la inversión en depósitos a plazo (bueno, realmente no se puede considerar una inversión propiamente tal), es una de las opciones preferidas por pequeños inversionistas que temen a los riesgos de inversiones más importantes y de mayor rentabilidad. Las entidades bancarias, en general, te ofrece un 2% o 2,5% a lo mucho de rentabilidad anual, lo que, en ocasiones, no llega ni al valor de la inflación.

Por esto mismo, creemos que es necesario que sepas que existen otras opciones igual de sencillas pero que puede darte mayores ganancias en plazos similares.

Inversión en ETFs

Primero que todo, ¿qué es un ETF? Pues un índice de fondo cotizado, es decir, un instrumento entre un fondo de inversión y una acción. En otras palabras, es un fondo de inversión con diversos valores, pero cotiza en La Bolsa de la misma forma que una acción, en su completitud.
Si sucede que el valor de una de las acciones del fondo sube, entonces también sube el valor de la ETF.

Ventajas

Los ETFs son sumamente sencillos de administrar, pues la mayoría sigue un índice financiero, como el IPSA. Lo genial de estos índices es que sus rentabilidades están por sobre la media de las otros instrumentos de inversión como acciones o bonos. El porcentaje de fondos de este tipo que supera a las otras estrategias de inversión alcanza hasta el 80%.

Cómo ejecutarlos

Debes hacerlo de la misma manera que los otros instrumentos de inversión, es decir, mediante una corredora de Bolsa que esté legalmente autorizada para transar esta clase de fondos. En este punto la estrategia no difiere en casi nada, sólo en que el fondo se articula como un gran bloque, así que no será muy diferente de invertir en fondos mutuos, exceptuando que tus ganancias son personales y no dispones tu capital en un fondo compartido o con cuotas de participación

Conclusión

Ya sabrás, a estas alturas, que los depósitos a plazo igualmente pueden ofrecerte beneficios, siempre y cuando el capital inicial del que dispongas sea bastante alto para que dicho interés del 2,5% te dé ganancias respetables.

La otra opción con baja inversión y poco riesgo, aunque un poco mayor, son las ETFs. Estudia la situación y hazte asesorar por una corredora de Bolsa. No perderás nada con atreverte a diversificar un poco tus estrategias de inversión, sobre todo si estás recién comenzando.