Qué cantidad de dinero debo invertir en mis primeras inversiones

El tema del capital a invertir es un tema de amplia discusión, pero la verdad es que no existe un estimativo ideal, o una suma correcta, todo depende de la corredora, de tu perfil de riesgo como inversionista, de los plazos y periodos que durará la inversión, los costos asociados, y en qué tipo de instrumentos basarás tus inversiones.

Algunas corredoras o bancos te pondrán una cantidad mínima de inversión, como es en el caso de los fondos mutuos, o un mínimo de acciones, en el caso de invertir en activos, dependiendo de la cartera y de tu perfil de riesgo.

Teniendo en claro cuál es tu perfil de riesgo, las corredoras te aconsejarán determinados fondos o carteras de acciones de empresas que transan de forma moderada, o quizá una inversión de renta fija, si es que deseas estar seguro de recibir una rentabilidad, aunque ésta no sea muy elevada.

Y claro, el monto de tu inversión dependerá, asimismo, de las ganancias que quieras obtener, pues es lógico que ésta será proporcional al monto invertido inicialmente. Cuanto más inviertas en un comienzo, mayor será la rentabilidad que puedes obtener, claro, siempre y cuando el instrumento de inversión vaya al alza y los periodos de tiempo sean los necesarios para obtener la rentabilidad esperada.

Si eres un inversionista novato, nosotros te aconsejamos que comiences con una suma moderada. Tus primeros pasos se tratan de que entiendas cómo funciona la maquinaría de las inversiones. De esta forma, tu primera experiencia en el mundo de los instrumentos bursátiles será agradable y estará libre de contratiempos. Además te aconsejamos que te asesores por una buena corredora y dejes que ésta te guíe en los primeros pasos sin ninguna clase de reproche.

Ten en cuenta que el capital que debes invertir siempre debe salir de tus excedentes mensuales, nunca de tus ahorros, y luego de gastar el dinero para mantener tu estilo de vida y pagar tus cuentas básicas. Te aconsejamos que los excedentes no sean más del 30%. Esos excedentes, en vez de permanecer estáticos en una cuenta corriente o cuenta bancaria, es mejor ponerlos a funcionar en los diferentes instrumentos de inversión para que estos te den ganancias por sí mismos.
Recuerda que, como dijo Rockefeller, es fundamental dejar que el dinero trabaje para ti, y no que tú trabajes para el dinero. Sabias palabras.