¿Quieres invertir en bonos corporativos?

Entre todos los instrumentos de inversión en los que puedes invertir, los bonos quizá sean uno de los más fáciles de entender y en los cuales destinar tu capital. Pero, ¿qué son los bonos? Pues títulos de deuda que algunas empresas emiten, en su mayoría sociedades anónimas, o por entidades estatales. En este artículo veremos las cuestiones básicas de los bonos corporativos.

Características de los bonos

El objetivo primordial de los bonos es obtener recursos y financiamiento directo del mercado bursátil. Estos buscan financiar proyectos específicos y cumplir con compromisos de deuda con entidades bancarias u otros organismos. El valor de estos instrumentos puede expresarse en pesos chilenos, dólares, o en cualquier divisa extranjera, así como también en unidades de cuenta variables autorizadas por las normativas, como la UF, por ejemplo. En la gran mayoría de los casos, la oferta de bonos es pública. Para ello, la emisión debe estar inscrita en la Comisión por el Mercado Financiero.

Estos instrumentos puede, o no, ser reajustables, es decir, que su valor suba o decrezca con el paso del tiempo. En cuanto al periodo de emisión, éste debe ser mayor a 12 meses. Si la intención es vender los bonos antes de que caduquen, esta venta se realiza en La Bolsa, de igual forma que en el momento de la compra. Los bonos corporativos están dirigidos a toda clase de inversionistas.

¿Cómo funcionan los bonos?

La mecánica es simple. Cuando inviertes en bonos, lo que haces es prestar dinero a la entidad que ha emitido el bono. Luego esta entidad te devolverá el dinero más los intereses correspondientes para el periodo. Estos, una vez colocados, pueden trazarse tanto dentro como fuera del mercado bursátil. Por ello mismo, su liquidez es alta y pueden encontrarse compradores en cualquier momento si no se desea perseverar con la inversión incluso antes de la caducidad del bono. En cuanto al interés, éste puede ser variable o fijo, y lo determinada la empresa emisora.

¿Cómo invierto en bonos?

Mediante un intermediario de valores, como lo son las corredoras o agentes, los cuales pueden comprar los bonos directamente a la empresa o en mercado bursátil.

Últimas consideraciones

Ten en cuenta que tanto los valores como los emisores de los bonos corporativos, deben estar legalmente inscritos en la CMF. También que entre mayor sea el riesgo de no recibir pago alguno, el interés impuesto por el emisor deberá ser mayor.