¿Quieres invertir en Fondos mutuos?

Existen diversos fondos mutuos para diferentes tipos de inversores. Pero ¿qué son los fondos mutuos? Pues un grupo de inversiones que cuenta con activos e inversiones de renta invariable, además de instrumentos de inversión de deuda tales como pagarés y depósitos fijos.

A continuación te nombramos los errores que no debes cometer, bajo ningún punto de vista, antes de invertir en uno de ellos.

1.- No saber en qué invertir
Tener claro en qué fondos invertir es la diferencia entre obtener rentabilidad y no obtenerla. Es correcto asesorarse, y más si no se eres experto en la materia o si es tu primera inversión.

2.- No tomar en cuenta tu perfil de riesgo
Tu perfil de riesgo determinará en qué inversiones puede destinarse tu capital. Si eres un inversionista moderado, entonces tu corredor o administradora de fondo de pensiones te recomendará un fondo menos riesgoso al mismo tiempo que de poca rentabilidad. Si por el contrario eres un inversionista arriesgado y con alto perfil de riesgo, puedes darte el lujo de invertir en fondos más peligrosos pero que pueden darte una ganancia mucho mayor a la larga.

3.- No averiguar sobre el fondo mutuo en el que invertirás
No puedes elegir un fondo mutuo a nivel superficial, tienes que darte el trabajo de estudiarlo a fondo para dilucidar cualquier duda que tengas al respecto y asegurarte de que este fondo es el que más se acomoda a tu perfil de inversionista. Puedes averiguar sobre los activos del fondo en cuestión en la CMF (Comisión para el mercado financiero).

4.- Ser impaciente y creer que las ganancias son inmediatas
Hay que saber que la mejor rentabilidad se da, generalmente, en plazos de un año o más. No es recomendable guiarse por inversiones ajenas que buscan o generan rentabilidad a los pocos meses. La ganancia del tipo de fondo que escogerás dependerá del periodo que dure la inversión. Por ello es prudente evaluar la historia del fondo mutuo que has escogido.

5.- No saber los costos que cobran las administradoras
Las administradoras de fondo aplican tarifas que dependen del tipo de fondo en el que inviertes. Son anuales, fijas y se aplican, en muchos casos, cuando se retiran las ganancias. Es bueno que sepas cuánto te cobrarán y cada cuánto tiempo, pues tu ganancia neta saldrá del remanente que queda luego de descontar este servicio.