¿Quieres invertir en Futuros?

Los derivados o futuros, hasta hace poco, era relativamente poco conocido en nuestro país. En los últimos años éste ha alcanzado una relevancia inesperada gracias a la apertura de los mercados, a la nueva información proveniente del extranjero y al acceso al mercado de compra venta de capitales. Pero, ¿qué es un derivado? Ahora pasaremos a explicarte las cuestiones relevantes.

¿Qué son los derivados?

Son productos financieros que dependen, en cuanto a su valor, de otros activos mucho más volátiles.

¿Cómo funciona un derivado?

Este mercado ha venido a subsanar una necesidad creciente de los mercados para protegerse contra la volatilidad de los activos. La mecánica básica es fija un precio para cualquier operación que se realice y por la cual se recibirá un pago a futuro. De esta manera se asegura un cierto grado de valor.

Por ejemplo, si un individuo hace un negocio en el cual le pagarán en un futuro en dólares, para protegerse ante cualquier escenario de subida o bajada del dólar, éste pacta en el momento del negocio el cambio que desea recibir en el momento del pago. Con este mecanismo se defiende de la supuesta volatilidad de la divisa.

El mercado de estos instrumentos en Chile

En nuestro país, la posibilidad de invertir en esta clase de productos financieros, comenzó en el 2012, cuando La Bolsa creó una iniciativa llamada “La Bolsa de los derivados”, cuya finalidad era presentar esta oportunidad de inversión a los inversionistas chilenos. El primer enfoque se centró en inversionistas e intermediarios, para que estos pudieran operar en un mercado de inversión regulado y abierto. Y en cuanto a los primeros instrumentos transados se trató de los índices nacionales, seguido de los futuros de divisas y futuros de renta invariable, y por último las opciones sobre activos corporativos.

Gracias a esta iniciativa se ha creado una diversificación interesante y creciente, que apuesta por mayores y mejores inversiones a futuro. Por otro lado, La Contraparte Central S.A. o la CCLV, viene a subsanar y a responsabilizarse dentro del riesgo implicado en los contratos. Estos efectúan un análisis técnico total del desempeño de los activos para proyectar las garantías de estos.

Conclusiones

La alternativa de estos productos financieros es interesante y un poco más segura que las habituales inversiones bursátiles. En Chile, el mercado de derivados opera formalmente mediante ITAÚ. Externamente a la Bolsa, mediante brókers e intermediarios debidamente inscritos.