Secretos de invertir en departamentos para alquilar

Como sabrás, una de las mejores opciones para los pequeños y medianos inversionistas, es la de comprar propiedades para obtener ganancias con el arriendo de éstas. Pero, ¡atención!, no es tan sencillo. Hay que estudiar bien la situación y tener en cuenta diversos factores antes de lanzarte en picada. Aquí te nombraremos los más importantes.

Poca superficie

Estudios revelan que los departamentos de hasta 50 m2 se arriendan en la mitad del tiempo que departamentos más grandes. Además que los mismos detentan costos asociados muy bajos, es decir, costos por mantención o gastos comunes.

Ubicación

La ubicación lo es todo, dice el dicho. Y no puede ser más verdad. Que tu departamento esté bien ubicado, es decir, cerca de servicios como supermercados, estación de metro, avenidas, estación de servicio, es sumamente importante. Además que dependiendo de la locación, la demanda de tu departamento también subirá. Las zonas más solicitadas para arriendos suelen ser Ñuñoa, Providencia, Las Condes, y en los ejes de Irarrázaval y Santa Isabel.

Rentabilidad anual

Ésta se obtiene calculando la ganancia generada por el arriendo en los 12 meses del periodo, luego de restarle el pago del dividendo, los gastos comunes, las posibles refacciones y gastos inesperados, además de las contribuciones anuales. Para ser aceptable, la rentabilidad anual debería ascender a un 10% como mínimo.

Análisis del área

Debe estudiarse a profundidad el plan desarrollador de la zona pues puede que en un futuro exista un alza en la oferta de departamentos, lo que haría bajar el precio de arriendo de la propiedad. Además haz un catastro del valor de los arriendos de los departamentos del área de similares características al que comprarás; de esta forma puedes hacerte una idea de cuánto es el valor de mercado de una propiedad como la tuya.

Estado del edificio

Ten en cuenta la antigüedad del inmueble pues ésta te dirá de qué calidad son las instalaciones de tu vivienda y si requerirá, en un futuro cercano, reparaciones, lo que afectará el valor de la misma e incrementará los gastos asociados. Además la antigüedad de tu vivienda puede bajar el número de interesados en arrendarla.

Morosidad

Verifica que no exista morosidad en los gastos comunes del edificio. La existencia de cuentas impagas puede devenir en una mala mantención de las zonas comunes.

Una última cuestión

Por último podemos mencionarte que gran parte de los inversionistas primerizos, o ya un poco adelantados, saber que invertir en varios apartamentos es una mejor manera de rentabilizar tu capital. Se trata del viejo dicho «no pongas los huevos en una sola canasta». De esta forma tendrás un riesgo atomizado.